¿Qué necesita un líder?

 

Líder

  • Ser amable a las necesidades de la gente.
  • Saber ejercer la influencia sin que el grupo sienta que pierde su independencia.
  • Comunicarse (proceso bidireccional).
  • Estimular trabajo en grupo para metas comunes.
  • Estimular la participación.
  • Reconocer y dar retroalimentación.
  • Estimular la creatividad.

El líder es asociado con un ser imponente, de características sobresalientes y que trasciende a la vida como algo omnipotente, sin embargo, las características del líder son las mismas que se encuentran en el común de la gente del grupo o empresa.

El líder muestra esos rasgos pero en forma más pronunciada, por consiguiente puede comprender mejor sus necesidades y deseos, el líder puede inspirar confianza y ganarse el respeto del grupo y obtener su cooperación en la obtención de los objetivos de la empresa u organización, por tanto, esta cualidad del liderazgo es importante que exista en individuos que pretendan un puesto de mando.

Es importante resaltar que un líder se hace, no nace, con esto queremos decir que a pesar de no poseer esas características innatas que son muy importantes para todo líder, puede lograrlo a través de capacitación, motivación y mucha conciencia.

Autora: Dinorah Jiménez Siles

Presentación del libro “Gestión del factor humano”.

Con gran emoción les comparto la presentación del libro sobre Capacitación y Desarrollo de recursos humanos que he escrito, y que ha salido publicado en la plataforma de la Editorial Bookboon.com

Este libro es una pequeña aportación al enorme peso del recurso humano, el más valioso de las organizaciones. Más concretamente, a fortalecerlo mediante la capacitación, en un mundo de vertiginosos cambios tecnológicos y requerimientos constantes para un progreso sustentable. Espero los ayude en esta siguiente tarea, a enfrentar con éxito los nuevos desafíos.

Gestión del factor humano

¡Descárgalo gratis!

El Valor del Tiempo

La sensación general de un tiempo que literalmente se nos escapa de las manos no es gratuita, obedece a una cuestión tan elemental que se convierte en una obsesión humana.

Esto nos lleva a plantearnos cómo sacarle el mayor provecho a algo que es limitado, siendo el abanico de posibilidades inmenso.

El Valor del Tiempo

Conocer y valorar los asuntos prioritarios es una cuestión necesaria si queremos sacarle el mayor rendimiento, descubrir lo esencial y desechar lo secundario. Esto es gestionar el tiempo. La destreza, lo hemos comprendido, se aprende con la práctica y la práctica requiere de tiempo.

No olvidemos que el tiempo es lo que necesitamos para alcanzar cualquier objetivo, por lo que nos toca hablar de dos puntos importantes: la eficacia en alcanzarlos y la eficiencia, que sería la administración de los recursos para lograrlos.

Consideraciones como la infinita variedad de opciones que podemos elegir, nos obliga a priorizar en la importancia de la elección. Visualizar con claridad qué es realmente lo importante, sin olvidar que debemos dejar espacio para la espontaneidad.

Entender algo básico como el ritmo que requieren las distintas tareas es, ni más ni menos que volverse un maestro en realizarlas. De nada nos sirve ir rápido si cometemos errores que al cabo nos van a retrasar en nuestro empeño.

Se puede decir que una característica fundamental de los seres racionales es nuestra capacidad para obtener del tiempo una variedad ilimitada de objetivos.

Creamos una red jerárquica en la que unos objetivos se supeditan a otros, en función de la importancia que representan en nuestra existencia.

Entramos así en el concepto “Gestión del tiempo”, en el que la eficacia de alcanzar las metas y la eficiencia al emplear los medios, se conjugan con el tiempo para alcanzar los mejores resultados.

Esto marcaría el nivel de inteligencia que poseemos respecto a un reto. Estamos ante la estrategia de visualizar lo que esperamos del futuro, planeando la táctica, que sería la manera de llevarlo a cabo en el menor tiempo posible y con la mayor economía de medios, el más importante “el tiempo”.

Mi aportación como experiencia de vida la resumo en este pensamiento:

“Si visualizamos el tiempo como una escalera que nos conduce a un determinado lugar, debemos aceptar subir determinado número de escalones, el ritmo y la disciplina serán los que marquen la diferencia en cuanto al tiempo que emplearemos en lograrlo.

 Podemos ir muy de prisa y caer precipitadamente, quebrarnos, o ir tan despacio que decidamos finalmente abandonar la carrera. Conocer nuestro paso y respetarlo, continuando con ahínco a lo largo del tiempo, sería la clave del éxito.”

Licenciada Dinorah Jiménez Siles

Dejar un espacio a la imaginación

 

puerta-de-imaginacionEl cambio vertiginoso que han producido las nuevas tecnologías en el entorno laboral nos lleva a revisar los hábitos de trabajo con el fin de maximizar nuestro desempeño.

Es un hecho que cada vez tendemos a pasar un número mayor de horas en forma sedentaria frente al ordenador, convirtiéndose este, y lo irá haciendo en mayor medida con el transcurso del tiempo, en nuestro centro de mando y control, lugar desde el cual tenemos acceso a todas nuestras actividades. A eso se encaminan los ilimitados alcances de los dispositivos en línea, abarcando aspectos tan generales como comunicación, diversión, estudio, acceso a trámites de instituciones, películas, chats, pagos, y una cantidad infinita de opciones que sería temerario intentar enumerar, ya que estas se incrementan de forma vertiginosa llegando a ser una fuente constante de sorpresas y potenciales posibilidades.

Motivo suficiente para establecer límites a la actividad, que esta no se convierta en un tirano que aleja al resto de actividades. Siendo de suma importancia para nuestro equilibrio mantener un balance, sin el cual el bienestar físico y mental cae fácilmente en un desequilibrio empobrecedor que se extiende a nuestro entorno reflejándose en la calidad de nuestro trabajo.

Cabe en este contexto, como ejemplo, trasladarse a cualquier actividad o creación humana para saber que el mejor rendimiento se debe a la sincronía de muchos factores sabiamente armonizados. Es la maestría la suma de conocimientos aplicados con la perfección que da la práctica continua, la enriquecedora retroalimentación sin la cual nuestro continuo aprendizaje no alcanzará su máxima expresión. En la misma forma nuestro desempeño debe saber llevar esta maravillosa máquina que es el cuerpo humano a un correcto desempeño, sin olvidar la parte emocional, espiritual, aspectos intrínsecos del ser humano.

Aunque algunos autores como Daniel Goleman, en su libro “La inteligencia emocional en la empresa”, nos animan a superar estados de estrés en el que se compara la vida a una “carrera desenfrenada, tratándose de poner al día…” Es un hecho que podemos pagar un alto precio por olvidarnos de la motivación que da el espacio de la felicidad a nuestras vidas. Obsesionarnos con una parte menospreciando el resto de actividades, sin las cuales jamás se podría ni soñar la excelencia, es el camino seguro a un pobre desempeño. Darle entonces, un espacio a lo que no habías planeado puede ser uno de los secretos más incomprendidos para tu salud emocional, y al igual que el buen sueño, una valiosa herramienta para combatir el estrés. Algo que no podemos obviar de ninguna forma por ser un aspecto de la vida sin el cual todo lo demás pierde brillo y motivación.

Para ello debes saber decir basta a tus tareas y dar paso sin dilación a alguna actividad ajena de obligatoriedad, por el bienestar tuyo, bienestar que se extenderá a tu entorno inmediato. Una retroalimentación positiva potenciará tu capacidad. Caminar, pintar o cualquier actividad que se salga de la rutina, hasta alguna reparación en el hogar servirá. Son múltiples las opciones.

La obsesión por seguir con tu trabajo podría llevar no solo a pobres resultados, también a una insatisfacción que se extenderá más allá de tu persona, cubriendo de tristeza y tensión a tus seres queridos. Pequeñas decisiones, a veces perfectamente alcanzables, van conformando tu equilibrio, en ti está tomar aquellas que te ayudarán a ser más feliz.

No permitas a la obsesión apoderarse de tu tiempo, que como un tirano arrebate el aire de las cosas a través de las cuales respiras y necesitas para obtener los mejores resultados.

Autora: Licda. Dinorah Jiménez Siles

 

Supera la Resistencia al Cambio

Proceso de Cambio 5Existe una resistencia natural de los empresarios al cambio. El cambio supone, mientras se maneja con seguridad los nuevos elementos, un impase en que no se aprecian las ventajas que nos ofrecerá llevarlo a cabo; lo que además supone generalmente un cambio de la realidad física que está sujeto a un costo, que es percibido como un riesgo adicional. Toda búsqueda de nuevo conocimiento representa un riesgo que no todo empresario está dispuesto a enfrentar.

El creador del concepto de reingeniería, Michael Hammer, sostiene que “no es la naturaleza del trabajo lo que cambia. Lo que cambia es la habilidad del individuo y el grado de conocimientos más profundos que pueda aportar al trabajo, lo mismo que la complejidad de las situaciones que pueda manejar, por ejemplo, un trabajador que a principios de siglo XX obedecía y aplicaba pasos y procedimientos sin entender mucho del sentido de ello”.

Hoy, en una empresa con éxito, cada trabajador está compartiendo el sentido de la misión de su organización, entiende de su actividad en ese contexto, y sus tareas son concebidas como actividades integradoras de sus competencias, donde pueden y deben incorporar sus conocimientos en el proceso de agregar valor. Más que un saber o un saber hacer, lo que estamos haciendo es construyendo con nuestras competencias, es un saber actuar. Es aquí que tiene cabida la importancia que hoy se está reconociendo a las habilidades sociales ligadas a la inteligencia emocional.

Licenciada Dinorah Jiménez Siles

El Arte de la Comunicación Escrita

Si comunicar es transmitir conocimientos de la forma más clara y atractiva, nos adentramos en el arte de la comunicación.

Conocemos escritos que revelan una idea con exactitud, pero carecen del don de ser atractivos por la forma en que son expresados, no poseen una belleza extra que refuerza el ansia de aprender. Esto nos lleva a escritos excesivamente complejos que dificultan la comprensión. Tal vez en ellos lo más patente sea el ego de quién los escribe. Algunos piensan que transmitir ideas de forma clara es un síntoma de simpleza, esto es contradictorio cuando hablamos de comunicación. Una deformación demasiado común para pasar desapercibida.

comunicación

Evitar el lenguaje excesivamente retorcido en la comunicación escrita

A veces creemos que la idea no está completa y volvemos una y otra vez, desde diferentes ángulos, con un revoloteo sin salir de la misma, terminamos cansando al lector. Hay que saber salirse de un punto y pasar al siguiente.

Avanzar en la transmisión de un conocimiento pasando de forma fluida de un punto a otro

Como dice Mary Norris, editora de contenido del New Yorker: “Debemos tener la humildad de someter a escrutinio, a opinión, lo que pretendemos editar”. Vemos una posible intromisión en nuestro estilo, incluso que quieren hacer suyas nuestras ideas. En realidad el editor nos ayudará a hacer llegar nuestro mensaje a quien va dirigido, estamos ante una herramienta indispensable.

En la misma revisión se incluye un análisis gramatical. Al respecto, la misma Mary Norris nos previene de la importancia de la coma, por adentrarnos en uno de los aspectos de la gramática. Incluyendo el siguiente ejemplo: “Vamos a comer abuela – denota alguna película sangrienta – o, Vamos a comer, abuela – amorosa reunión en la que se comparte la comida con la abuela”.

A veces un escrito trata de imitar las incorrecciones para transmitir un relato fiel a la realidad. En estos casos es importante respetar la decisión del autor, pues forma parte de la riqueza de la información que se quiere transmitir.

Abrir nuestros escritos al escrutinio, ojalá tormenta de ideas, y revisión gramatical

Estamos ante un desafío que se inicia con tanteo, exploración. Las ideas van llegando con la dedicación al trabajo, van surgiendo nuevas posibilidades. No debemos pensar que estamos acertando desde el primer renglón. El proceso es lento, requiere de constantes revisiones, abandonar senderos o iniciar nuevos, así como un escultor va moldeando la piedra, hasta ir revelando la figura, que aparecerá ante nuestros ojos. En este proceso profundizaremos en el conocimiento que teníamos sobre el tema, avanzaremos o seguiremos por derroteros más interesantes.

El trabajo, la exploración le irán dando forma al escrito

Procura concentrarte en un interlocutor, no le hables a un público en general del que desconoces las reacciones. Si se lo diriges a alguien cercano, hermano, amiga o esposa, por poner un ejemplo, te acercarás más a conocer sus reacciones. Es a esta persona a la que debes llegar la comprensión, la transmisión de tus ideas.

Escribe para una audiencia de una persona

De los aspectos más importantes de la comunicación es mantener el interés, sostenerlo durante el artículo, no dejar que decaiga. Desde el título, que debe ser sugestivo, hasta el último renglón debe ser apasionante. Si no eres capaz de crear un clímax, la atención y hasta el aprendizaje que deseas entregar se perderá. Para esto te servirá vestir bien tus pensamientos con ropaje original, evita repetir los puntos.

La importancia de mantener el interés desde el principio hasta el final del escrito

Reconoce cuándo debes finalizar, darle un cierra a lo que pretendes comunicar, no te extiendas en demasía. No podrás decir que algo está totalmente acabado, de muchas formas se podría prolongar. Esto te obliga a decir hasta aquí es suficiente.

Saber darle un punto final

Por último recordarte que estamos trasladando un conocimiento, somos la síntesis del conocimiento anterior, debemos ser responsables y buscar la excelencia que merecen recibir nuestros lectores futuros.

Autora: Licda. Dinorah Jiménez Siles

El Valor del Tiempo

Territorio Knowmad

La sensación general de un tiempo que literalmente se nos escapa de las manos no es gratuita, obedece a una cuestión tan elemental que se convierte en una obsesión humana.

Esto nos lleva a plantearnos cómo sacarle el mayor provecho a algo que es limitado, siendo el abanico de posibilidades inmenso.

timemgt

Conocer y valorar los asuntos prioritarios es una cuestión necesaria si queremos sacarle el mayor rendimiento, descubrir lo esencial y desechar lo secundario.

Esto es gestionar el tiempo. La destreza, lo hemos comprendido, se aprende con la práctica y la práctica requiere de tiempo.

Ver la entrada original 390 palabras más