Capacitación del recurso humano

 

capacitación2

El enorme empuje de la innovación, cada vez más vertiginoso, nos enfrenta a un ambiente de constantes retos para las organizaciones, que deben ser enfrentados con éxito. La Capacitación cumple el necesario rol de especializar el recurso humano, el activo más importante de la empresa, para que cumpla los altos estándares que se necesitan para competir en un ambiente en constante cambio, de forma profesional, aportando las necesidades que suple al resto de la población en un ambiente de superación y excelencia.

Las organizaciones han variado considerablemente en los últimos tiempos. De un ambiente estable basado en la producción a un menor costo y pocas amenazas externas, herencia de la revolución industrial, se ha pasado a un ambiente complejo, donde una competencia agresiva obliga a una constante superación, unido a reglas medio ambientales, exigencias laborales ineludibles y una conciencia social cada vez más amplia, donde la empresa debe estar de la mano con la comunidad a la que sirve, estando esta a su vez beneficiándose de la organización.

Es necesaria una constante actualización, especialización del recurso humano, el activo más importante de toda organización. Uniendo así la revalorización de la empresa a su propia valía profesional. Una relación que conduce a una mayor identificación de empresa-empleado, unido hacia objetivos comunes; unidos para alcanzar el éxito.

Es por tanto la educación profesional, la capacitación y desarrollo del recurso humano, el baluarte de las organizaciones, y la implementación, trasladar los nuevos conocimientos al proceso productivo o administrativo, en los diferentes ambientes de la empresa.

Entramos en el plano del entrenamiento, capacitación del recurso humano, aplicado a una organización particular, ya que estos conocimientos deben estar sincronizados al sistema que buscan mejorar, dirigidos a un objetivo, mejorar la oferta de necesidades, hacerlo en la forma más eficiente y eficaz posible. Hablamos de un conjunto de actividades encaminadas a trasladar conocimientos; desarrollando actividades y modificando actitudes y aptitudes a todos los niveles de la empresa, todo con el objetivo de un mejor desempeño, particular, del empleado, y general, de la organización.

La capacitación es una actividad continua y organizada dentro de la empresa. Esta debe señalar los objetivos que se desean alcanzar y la forma que estos conocimientos serán trasladados al recurso humano, de acuerdo a las posibilidades de la empresa. Si estos objetivos no son alcanzados a plenitud se producirá la necesaria corrección en base a la retroalimentación obtenida; lo que obligará ampliar el proceso hasta la obtención de las metas deseadas.

Los beneficios obtenidos podrán considerarse un nuevo activo de la empresa, y parte de la superación personal y profesional del empleado.

Un estímulo constante es para el empleado la adquisición de nuevos conocimientos; hasta el punto que muchos buscan profundizar su labor profesional accediendo a la variedad de focos de instrucción con que cuentan hoy los trabajadores, dependiendo de las capacidad de la empresa y del ímpetu que pone el mismo personal en superarse.

La respuesta del empleado a dichos programas será una valiosa información que utilizará el departamento de recursos humanos, para dejarlo en la misma línea de trabajo o trasladarlo a un sector de la organización donde sus conocimientos los lleven a un rendimiento óptimo. Esto generará un ciclo de apego empresa-empleado, una identificación entre la organización y el recurso humano como un todo.

Autora: Licda. Dinorah Jiménez Siles